martes, 30 de junio de 2009

Primera impresión sobre "Los hombres que no amaban a las mujeres"

Hace tiempo que me van diciendo que este libro de Stieg Larsson es para leerlo.
Estoy en los primeros capítulos y, por ahora, a lo que más me recuerda es al catálogo de IKEA.

Y si a alguien que no lo haya leído le extraña mi afirmación, ahí van unos cuantos nombres propios que aparecen:

Uppsala, Blomkvist, Aftonbladet, Östergötland, Katrineholm, Lindgren, Fridhemsplan, Wennerström, Riddarfjärden, Gamla Stan, Slussen, Mälar, Midsommar, Hallstahammar, Furusund, Ängsö, Arholma, Skanska, Norrland, Beijer, Stenbeck, Strandvägen, Varmdo, Barnevik, Handelsbanken.

¿A que no es difícil imaginar cualquiera de ellos en la etiqueta de una lámpara, un armario o un utensilio de cocina?

Y esto solamente hasta la página 24 de las 412 que tiene el libro. O sea, que a este ritmo puede llegar a salir un catálogo de unos 400 nombres Ikéicos.

Yo sugeriría a la editorial que vendiese el libro en forma de kit.
Contenido del kit:
  • Manual de instrucciones
  • 412 hojas Aftonbladet. Como ya suelen venir numeradas, no sería muy difícil ordenarlas
  • Dos cubiertas Furusund
  • Papel de contratapa Ängsö
  • Cola blanca Riddarfjärden
  • Lomo Katrineholm
  • Punto de lectura Gamla Stan (en dos colores: Midsommar y Beijer)
  • Accesorio ajustable Fridhemsplan para poder transformar el libro en equilibrador de muebles.
  • Llave Allen

2 comentarios:

Agustí Mansilla dijo...

Comentario a mi mismo:

Unas pocas páginas más adelante, el autor explica que los muebles del despacho de la editorial del protagonista son de IKEA.

Anónimo dijo...

yo acabe el libro y desde entonces llevo una llave allen en el bolsillo, me ma como una sensación de seguridad